CAMPAMENTO SARAVILLO 2016

CAMPAMENTO SARAVILLO 2016:

WhatsApp-Image-20160718¡Hola querida parroquia!

Le he pedido el favor a Ana Poyato que nos escriba un breve testimonio del campamento en Saravillo, pero antes, tengo que deciros que el campamento ha salido en general muy bien, aunque algunos días dormimos bastante poco, pero lo que verdaderamente importa, es que nos hemos acercado más al Señor.

Este campamento empezó a dar frutos antes de comenzar el campamento. Os cuento una historia.

Varios monitores fuimos antes para montar las cosas del campamento, como la cocina, las tiendas… Y hubo una persona muy importante para nosotros, Arnau. Es un niño de 6 años, el cual nos estuvo ayudando a montar el campamento. A él le gustaba estar con nosotros, veía como lo pasábamos bien… Y una vez pregunto a Eli (nuestra jefa) que era lo que llevaba colgado en el cuello. «Jesús». El niño no sabía quién era Jesús, pero poco a poco nosotros le enseñamos Quien era, y después de varios días, el niño se interesó por Él, y se centró en «no entiendo porque le mataron si era bueno». Nosotros siempre nos íbamos a rezar y a celebrar la misa después de trabajar en el campamento, y él se venía con nosotros. Llegamos al último día de montar, y se vino también a rezar. El niño rezaba en voz alta, y parecía que nos estaba dirigiendo una Hora Santa. Él hablaba contándonos su experiencia, diciendo que antes no Le conocía y ahora sí, pedía perdón por lo malo que había hecho… Y lo mejor, que trataba a Jesús como un Amigo. Nosotros nos quedamos impactados por lo sucedido e impresionados como Jesús quiso tocar el corazón antes del campamento. Ahí supimos que iba a ser un campamento impresionante.

Y ahora Ana Poyato nos contará su experiencia en este campamento:

Basandonos en que el mundo había sido invadido por zombies, siendo nosotros La Resistencia encargada de encontrar el CRAV para salvar el mundo, empezó nuestro campamento en Saravillo.

Para empezar bien todos los días teniamos la oportunidad de poner el día en manos del Señor, admirando Su grandeza a través de los paisajes tan impresionantes que nos ha regalado en estos días. El resto del día lo dedicabamos a disfrutar ya fuera jugando, cantando e incluso limpiando, sin olvidar los ratos de catequesis y oración que teníamos todos los días.

A través de las marchas pudimos ver que no caminabamos solos, Dios andaba con nosotros, en esa persona que te anima cuando ya no puedes más, en el compañero que te ofrece de su agua cuando a ti se te ha acabado… y especialmente cuando a pesar de las tormentas seguimos andando con las mismas ganas y alegría, sin importar el frío y el cansancio que teníamos .

Antes de la peregrinación a Lourdes tuvimos la Hora Santa, momento perfecto para llenarnos del Señor y prepararnos para nuestro encuentro con la Virgen. Tras tres días andando, llegar a Lourdes es una de las mejores sensaciones del campamento. Descansar en María y poner en sus manos todas las intenciones por las que cada uno ofrecimos el esfuerzo de las marchas.

Al conseguir el propósito inicial del campamento de encontrar el CRAV, Cristo Roca de Agua Viva, solo nos queda ser capaces de llevar todo lo que hemos recibido en estos días a nuestra vida cotidiana, ser capaces de llevar a Cristo a todos esos «zombies» que no tienen la suerte de conocerLe.

Ana y Adrian.