CATEQUESIS PARA ADULTOS 2016

CATEQUESIS PARA ADULTOS 2016:

1Hola a todos:

Soy Nuria y quería daros testimonio de las 15 Catequesis para adultos que organiza el Camino Neocatecumenal, magistralmente dadas y de  la convivencia con las que  estas catequesis terminan, de la cual   he «aterrizado» hoy,  (uso “aterrizar” pues lo allí vivido no es nada terrenal).

Como buena alumna de mis maestros  catequistas,  he rezado antes pidiendo al Espíritu Santo que me inspire escribiendo, para que ninguna persona que pueda leerlo  se pierda algo tan grande como lo que yo he experimentado.

«Dios ha sido grande conmigo y estoy alegre», como decía un salmo usado estos días. A mí Dios me tocó el corazón hace dos años. Y es cierto eso de que, tras la llamada, Dios te pide ponerte en marcha y como nada se le escapa al Señor,  la invitación del Camino me llegó en el momento justo.

A mí, desde el principio  estas catequesis me atraparon, ero sobre todo escuchar que eran ideales para transmitir la fe a nuestros hijos, pues desde que Dios entró en mi vida sé que nada mejor puedo dejar a mis hijos.

Sin embargo, mi marido fue algo  mas reticente por todo lo que se escucha, fruto de la ignorancia, de estas comunidades de «los Kikos».

Ya en casa, con las catequesis terminadas y tras la convivencia de este fin de semana, mi marido y yo nos hemos dicho: «pero, ¿qué nos ha pasado?». Aun no nos lo creemos, Dios ha hecho algo NUEVO en nosotros, es verdad, creedlo.

Una de  las maravillas que hace  el Camino es «escudriñar» las Escrituras. Ellas traspasan el tiempo y  te ayudan a ver que lo que se escribió hace miles de años es también para ti.

Tener tan presente la Biblia con ellos, me ha  ayudado a cambiar el verbo con el que definía la Fe, para mí  ya no es creer sino EXPERIMENTAR A DIOS EN MI VIDA. Y lo he podido confirmar  escuchando a mis hermanos con los que he compartido estos días. Compruebas  como Dios actúa, sobre todo en el sufrimiento (del que nadie se escapa), que fuera de toda lógica parece amar la Cruz, hasta que  encuentras que su sentido es: el encuentro con Él.

Otra maravilla es la Eucaristía, está llena de símbolos que se usaban en los primeros cristianos, con ello consiguen transmitir todavía más si cabe su grandeza.

Tal vez mi momento más especial fue la manera de comulgar, cuando vi en mi mano un gran  trozo de pan consagrado, me temblaban, pues era consciente de que lo que sostenía era el cuerpo de Cristo!!!

Ya para terminar, deciros que se nos avisó en la convivencia: «Dios va a pasar entre vosotros», y así ha sido.

Ha pasado por delante y  mi marido y yo  hemos dicho a ir con Él  por este Camino.  Y lo que es aun más grande, nuestra hija sin poder pronunciar  un simple “sí”, por la emoción de lo allí vivido, con lágrimas en los ojos,  solo pudo asentir  con la cabeza a seguir en el Camino. Pero a mí me hizo escuchar el más alto y clamoroso de la sala.

Gracias hermanos, que Dios os bendiga.

Algo tan inmenso  solo podía ser inspirado por Nuestra Madre.

Nuria y Jose Antonio.

Para mas información:

http://www.parroquia-inmaculada.es/otros/camino-neocatecumenal/