CONCIERTO – ORACIÓN DE SILVIA MARIELLA

CONCIERTO – ORACIÓN DE SILVIA MARIELLA:

HASJHSAJHSAJHSAHay momentos que se viven y se recuerdan como perlas encontradas en el camino. El pasado lunes, 22 de septiembre, me dirigí a nuestra Parroquia con la intención de participar en la celebración de la Santa Misa, ilusionada por el regalo que Dios me hace cuando me permite escapar de las numerosas ocupaciones diarias.

Durante la ceremonia, una hermosa voz nos acompañó con sus cantos. Al terminar la Misa, una amiga me reveló que la voz provenía de una cantautora católica de nacionalidad Paraguaya, Silvia Mariella, y me animó a asistir al concierto-oración que tuvo lugar minutos después. Animada por la curiosidad y por qué no confesarlo, agradecida por la oportunidad de permanecer un ratito más en presencia de Nuestro Señor, decidí quedarme. No sé si me siento capaz de describir con palabras lo que allí vivimos. Silvia es una persona totalmente entregada a la evangelización a través de la música. Silvia rezuma paz, humildad, generosidad… Silvia lleva a Jesús en su corazón y lo que es mejor, sabe transmitirlo.

1Silvia cantó y nos enseñó a cantar a Nuestro Padre, a agradecer todo lo que gratuitamente se nos ha dado, a adorar, a pedir, a compartir los momentos buenos y los momentos difíciles. Sus testimonios son los de una persona libre, que sabe afrontar la desgracia convirtiéndola en gracia, que tiene la valentía de salir a descubrir a los demás que Jesús vive y está con nosotros, y si está con nosotros ¿qué podemos temer?

2Me gustaría transmitir algo que me emocionó de Silvia, algo que todos deberíamos recordar cada momento en nuestra vida. Silvia supo poner en primer lugar a Jesús y nos hizo sentir con sus canciones, y en la Adoración al Santísimo, que no estábamos allí por ella, que la verdadera razón por la que estábamos allí era nuestro amor a Dios Trinidad.

Recordé durante el concierto de Silvia a nuestro Papa Francisco, me parecía oírle diciéndonos que no fuéramos tímidos al 3comunicar nuestra ternura, que saliéramos de nuestra zona de confort y armáramos lío…

Tras finalizar el concierto, sentí una gran fuerza de espíritu. Dios había utilizado a Silvia como instrumento para fortalecer nuestra fe.

Miré el reloj, las 21:30 horas, y la cena sin hacer… Cuando llegué a casa intenté transmitir el amor que llevaba dentro y mi familia perdonó mi negligencia.

Señor, gracias por la familia que me has dado, gracias por nuestro nuevo Párroco y por su infatigable Vicario y gracias por enviarnos a tu angelito Silvia Mariella.

“Dios mío, me siento animoso;

Voy a cantar y tañer para ti, gloria mía:

Despertad, cítara y arpa,

despertaré a la aurora;

te daré gracias ante los pueblos, Señor;

tañeré para ti ante las naciones:

por tu lealtad, que llega hasta el cielo,

por tu fidelidad, que alcanza las nubes”

Sal 108, 2-5

Para ver mas fotos:

https://www.flickr.com/photos/parroquiainmaculada/sets/72157647607832858/