CONCIERTO PARA NICARAGUA DICIEMBRE 2016

CONCIERTO PARA NICARAGUA DICIEMBRE 2016:

Te cambio un villancico por un plato de arroz:

Alegría y nostalgia. Alegría por la pronta llegada del Salvador. Nostalgia porque, hay que reconocerlo, la tradición de los villancicos poco a poco se va diluyendo entre tantas luces de neón, compras y papásnoeles. Este es el regalo que nos hizo la tarde de ayer la Asociación Pan de Vida para Nicaragua, y que, además, tiene una doble vertiente. Por un lado, nos recordó la importancia de mantener viva la tradición de juntarse, desempolvar las panderetas, zambombas y botellas de anís, y cantar “a grito pelao” que va a nacer el Niño en el portal de Belén. Por otro, nos brindó de nuevo la oportunidad de airear nuestra billetera y hacer una aportación económica a aquellos que más lo necesitan. Concretamente a este comedor de Nicaragua, el lugar que Dios ha puesto en el camino a los fieles de la parroquia de la Inmaculada para aprender a desprendernos, no de lo que nos sobra, sino de compartir lo que uno necesita.

Los encargados de transportarnos a esa “Noche de Paz” fueron los miembros del coro “Salesianos de Estrecho”, que vinieron gratuitamente por segunda vez a la parroquia para aportar su granito de arena en la causa de los más desfavorecidos. Capitaneados por Abdón Curto –con este nombre no puede ser otra cosa que un gran artista, sin duda–, un ejército de más de 20 voces celestiales tomaron las escaleras del templo para entonar, durante una hora, los grandes éxitos de la música navideña.

Desde unas “Joticas al Niño”, pasando por las “Campanas de la mezquita”, el coro hizo un recorrido por los villancicos más tradicionales de nuestra geografía española, con la cadencia típica de cada región. Además, traspasaron las fronteras para cantarnos en francés con “Les anges das nos campagnes”, en inglés don “Christmas Lullaby” o incluso en alemán, con la ya tan reconocida “Noche de paz”, que animaron a cantar –ya en español– a todos los presentes. Por cierto, que se animaron a entonar y muy bien.  No faltó la referencia a las canciones de anuncios de sobra conocidas como “Vuelve a casa por Navidad” o “Las muñecas de famosa”. No se dejaron nada en el repertorio.

En definitiva, una tarde mágica para una causa más mágica aún. Que por unos pocos euros 150 niños puedan acceder a algo tan básico como la alimentación. Por cierto, aprovecho para recordar que, como nos recuerda la encíclica Laudato si del Papa Francisco, esta Navidad es tiempo de consumismo exacerbado. Y nuestra voluntad puede hacer que nosotros no caigamos en esa tentación. Solo en España se despilfarran al año miles de kilos de comida, y la mayor parte de ese desperdicio se origina en los hogares. Mientras nosotros tiramos, nuestros niños de Nicaragua pasan hambre. El ser cristiano también es eso: salir a las periferias y compartir con el que no tiene. Como dijo Iria Fernández, la presidenta de la Asociación, el mejor regalo de Reyes es hacerse socio de la Asociación. Vivir sencillamente para que otros puedan vivir. Os esperamos.

Cristina Sánchez Aguilar

Para ver ms fotos:

P1190364

Para mas información:

Pan de Vida para Nicaragua