CONFIRMACIONES 2017

CONFIRMACIONES 2017:

El Espíritu Santo os lo enseñará todo” (cf Jn 14,26)

El domingo 05 de febrero, un grupo de jóvenes y adultos, recibieron en nuestra Parroquia el sacramento de la Confirmación de manos del Vicario General y Moderador de Curia, D. José Javier Romera Martínez.

Aunque he asistido a numerosas ceremonias de Confirmación a lo largo de mi vida, esta ha sido especial, y os cuento por qué:

Hace unos meses, nuestros sacerdotes me pidieron que me hiciera cargo de la formación de una pareja de adultos, Ana y Daniel. Al principio tuve dudas sobre si sería capaz de afrontar esta responsabilidad, pero inmediatamente me vino a la mente aquello de que “Dios no elige a los que están preparados, sino que prepara a los que elige”. Y me puse en Sus manos.

Los tres aprendimos muchas cosas sobre el Espíritu Santo durante las catequesis. Recorrimos el Catecismo de la Iglesia Católica, el YouCat y el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. El Espíritu Santo se nos fue revelando. Nos enseñó que:

  • La Confirmación es una ocasión para renovar las promesas del Bautismo, haciendo profesión de nuestra fe y comprometiéndonos de verdad en nuestras vidas.
  • La imposición de manos por parte del Vicario asignado por el Obispo, es un gesto que realizaban los Apóstoles para invocar la efusión del Espíritu Santo.
  • La imposición de la mano y la unción del santo crisma en la frente por parte del Vicario mientras dice “Recibe por esta señal el don del Espíritu Santo”, significa que somos propiedad del Señor.

En una de las catequesis del cursillo de formación, rezamos una oración al Espíritu Santo e inmediatamente después, leímos la tercera predicación de Adviento 2016 del Padre Rainiero Cantalamessa que llevaba por título “La sobria ebriedad del Espíritu Santo”. Aquella noche, salimos ebrios. El Espíritu Santo tocó los corazones de Ana y Daniel, y percibieron la importancia de su fuerza, de su amor. Ana y Daniel me decían: Tenemos mucha suerte de poder recibir la confirmación, pero tú Soraya, ya no puedes volverla a recibir porque estás confirmada. Y es cierto, el sacramento sólo se puede recibir una vez.

D. José Javier Romera, en la reunión que mantuvo con los jóvenes y adultos confirmandos antes de la celebración, les recordó que hay que pedir los dones del Espíritu Santo: el don de sabiduría, el don de inteligencia, el don de consejo, el don de fortaleza, el don de ciencia, el don de piedad y el don de temor de Dios.

Nuestro Señor Jesucristo tiene un conocimiento del Padre que se nos hace accesible a través del Espíritu Santo. La efusión del Espíritu Santo, transmite la fuerza necesaria para afrontar la misión que encomendaba san Juan a sus discípulos:

“Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos, para que estéis unidos con nosotros en esa unión que tenemos con el Padre y con su Hijo Jesucristo” (1 Jn 1,3).

Lo más hermoso del anuncio que estos jóvenes y adultos recién confirmados tendrán que comunicar a lo largo de sus vidas es, que nosotros salimos del Padre y a Él tenemos que volver. Y que Nuestro Señor Jesucristo, ¡ama tanto al Padre!, que dio su vida y resucitó, para que algún día podamos regresar al sitio al que pertenecemos.

Tras la confirmación, vuestros corazones están llenos del Espíritu Santo, del amor del Padre por el Hijo y de Hijo por el Padre. Es el mismo Espíritu Santo que sale del corazón de Cristo cuando grita Abba, Padre (cf Lc 10,21), es el que os dará la fuerza para testimoniar vuestra fe, cada día, el que os enseñará todo.

Que la Virgen María Inmaculada, presente en el Cenáculo con los Apóstoles a la espera del Pentecostés, sea madre y guía de los jóvenes y adultos que acaban de ser confirmados, y de todos nosotros.

Y a todos aquellos que todavía no estáis confirmados, os animo a que os decidáis a dar este paso. El Espíritu Santo espera que le abráis vuestros corazones, para derramar en vosotros todos sus dones.

Muchas gracias a nuestro Vicario General, a los sacerdotes, diácono, seminaristas y todas las personas que participaron en la Misa en la que tuvo lugar la Ceremonia de las Confirmaciones. Gracias a los catequistas de los jóvenes y adultos confirmados, por el gran amor que han puesto en la preparación de todos ellos. Y gracias también, a todas las personas, que, con su cariño y dedicación, prepararon el ágape que sirvió para celebrar la Confirmación de nuestros hermanos.

Un abrazo.

Soraya

Para ver mas fotos:

05022017-_2050005