CONVIVENCIA PARROQUIAL 2015

CONVIVENCIA PARROQUIAL 2015:

P1120963«Con Él la felicidad permanece siempre»

El fin de semana del  21 al 22 de noviembre la parroquia tuvo su convivencia anual en el Colegio – Seminario de Rozas de Puerto Real.

Durante dos intensos días de formación y tiempo de distensión, alrededor de cien hermanos de la parroquia pasamos momentos de compartir todos juntos, unidos en El Señor.

P1130143El sábado después de la Eucaristía de las 10:00 horas nos dirigimos hacia nuestro destino. A la llegada, los mayores escucharon una conferencia sobre la música litúrgica a cargo del Director del Coro Diocesano, José Javier Ávila, donde se dieron algunas interesantes referencias y recomendaciones musicales. Por la tarde también presidió a las 17:00 horas la segunda ponencia de la jornada, que trató sobre la belleza de la música.

P1130086Las actividades eran de todo tipo y dirigidas a todas las edades. Mientras los padres asistían a la formación, los monitores nos encargábamos de entretener a los niños con juegos variados y talleres.

Dejarse modelar

A continuación, comimos todos juntos pasando un rato en familia. Por la tarde se rezó el rosario de una forma muy especial, caminando por los exteriores y bonitos jardines del Seminario, disfrutando de la naturaleza acompañados de la presencia de María, nuestra Madre.

P1130085Acto seguido se proyectó en el salón de actos la película cristiana Matrimonio a prueba de fuego, un reto de amor que dura cuarenta días y que cuenta la relación matrimonial y los problemas de pareja que enfrentan a un bombero llamado Caleb y a su esposa Catherine. Cuando ambos sienten que su matrimonio parece acabarse, prácticamente al borde del divorcio, el padre de Caleb le da un regalo P1130079especial. Una especie de reto del amor, con la esperanza de poder salvar su relación.

Tras una jornada formativa, llegó el momento de la Hora Santa en familia. En ella nuestro párroco Carlos Dorado nos dijo que apartásemos a un lado las preocupaciones y sufrimientos. Nos invitó a «dejarlo todo en manos de Dios”.

P1130078El ingrediente de la felicidad

Al finalizar el sábado estaba prevista una Noche de risas, pero los monitores y los niños estaban “rotos” del cansancio y se suspendió la velada.

Hubo muchas anécdotas. Ser monitor en una convivencia deja experiencias e historias difíciles de olvidar con los más pequeños. Podría P1130063contaros el momento de la sopa de la cena del sábado, la inundación en el baño y alguna que otra historia para no dormir…

Ya con las pilas cargadas de nuevo, comenzamos el domingo con el desayuno y el rezo de Laudes todos juntos. Carlos, insistió en que “Dios debe ser lo primero de tu vida. El Rey de nuestra vida y deseos”. Nos invitó a abandonar lo material, todo aquello P1120995que nos aleja de la fe porque “si eres parte de Cristo, si estás unido a Él, tendrás esperanza. Si dejas que sea el Rey de tu vida, te dará amor a diario y con Él la felicidad permanece siempre”.

La vida requiere una preparación constante

La última charla de la convivencia se basó en pautas dirigidas a los padres P1120970para que en el futuro puedan orientar a sus hijos a llevar un noviazgo santo. Esta ponencia la realizó un matrimonio, padres de siete hijos (dos de ellos están ya con Dios). Ellos ya habían visitado anteriormente la parroquia para aportar su experiencia en un Curso de Noviazgo destinado a los jóvenes. Para esta ocasión, hablaron de la importancia de hacer ver a los hijos que hay que vivir la castidad y guardarse para el P1120969momento del matrimonio. Por tanto, destacaron la necesidad de animar y apoyar a los adolescentes, de no dejarles solos en este camino de conocimiento y combinar tres elementos para orientarles: la ciencia, el testimonio y principalmente el ejemplo, porque “éste es el único que arrastra”. Lo más importante dijeron, es que el matrimonio sea sólido y con Dios presente, sin discusiones, que sirva de motivación para que algún P1120926día decidan casarse, para que los jóvenes dejen de ver este sacramento y la virginidad hasta el matrimonio como “algo arcaico”, idea tal vez promovida por una sociedad en la que por desgracia, se han perdido los valores tradicionales.

Para concluir con todo lo vivido durante este fin de semana, el domingo a las 13:00 horas celebramos la Eucaristía. “Tenemos que ser testigos de la verdad, de que Cristo vive”. Así comenzó la Homilía de nuestro párroco que nos habló de que tenemos que hacer lo posible por estar con Dios en el cielo, y eso se consigue “estando completamente en Él”. En ocasiones, “no queremos creer que lo que Dios nos exige no es algo muy grande y no debemos tener miedo”. Siguió diciendo que si no seguimos a Cristo es porque no queremos, porque vivimos “un cristianismo tibio, de mediocridad”.

Cuando nos paramos ante el sagrario hay que hacer un esfuerzo de fe para entender lo que está pasando y Dios a cambio te convierte en lo que quieres ser, santo. “No hay que tener a Dios en el centro del corazón, sino como la única cosa en el corazón”, dijo.

P1120919Confiar es la clave del éxito

De una convivencia te llevas tantas cosas… Cada una es distinta y todas una nueva sorpresa. Por eso, como os he animado en numerosas ocasiones, siempre que se pueda, os invito a vivir estas oportunidades que son del Señor. Dios nos ha encomendado a cada uno de los que estábamos allí una tarea: unos en cocina, poniendo el sabor a la P1120918convivencia; otros dedicaron su tiempo a los niños, dispuestos a servirles en lo necesario; los miembros del coro, acercándonos a Dios con sus cantos y los encargados de las fotografías, que consiguieron captar cada momento como un tesoro en el corazón.

Por último, quiero dar gracias a los niños porque son el motivo de la sonrisa de la vida; a los jefes de convivencia que junto a los sacerdotes han preparado con tanto tesón este fin de semana, para coger fuerzas en la rutina. A todos vosotros por vuestra dedicación y por supuesto, a los que habéis asistido y disfrutado de un fin de semana que se ha preparado con mucho cariño. Y me gustaría agradecer en especial a Carlos y a Pachús, el que siempre estén pendientes de nosotros, cuidando nuestra fe, haciendo de nuestra parroquia un lugar de encuentro con Dios, buscando medios para que siempre estemos cerca de Él.

Convivir significa vivir en fraternidad, es el amor recíproco que lleva al hombre a amar a los demás como a uno mismo.

Clara Fernandez.

Para mas información:

Cartel

Folleto

Para ver mas fotos:

P1120912