CONVIVENCIA PARROQUIAL

CONVIVENCIA PARROQUIAL:

IMG_7230

“LA FAMILIA, CAMINO DE LA IGLESIA: Entre los numerosos caminos, la familia es el primero y el más importante. Es un camino común, aunque particular, único e irrepetible, como irrepetible es todo hombre; un camino del cual no puede alejarse el ser humano. En efecto, él viene al mundo en el seno de una familia, por lo cual puede decirse que debe a ella el hecho mismo de existir como hombre. Cuando falta la familia, se crea en la persona que viene al mundo una carencia preocupante y dolorosa que pesará posteriormente durante toda la vida. La Iglesia, con afectuosa solicitud, está junto a quienes viven semejantes situaciones, porque conoce bien el papel fundamental que la familia está llamada a desempeñar. Sabe, además, que normalmente el hombre sale de la familia para realizar, a su vez, la propia vocación de vida en un nuevo núcleo familiar. Incluso cuando decide permanecer solo, la familia continúa siendo, por así decirlo, su horizonte existencial como comunidad fundamental sobre la que se apoya toda la gama de sus relaciones sociales, desde las más inmediatas y cercanas hasta las más lejanas.”

CARTA A LAS FAMILIAS DEL PAPA JUAN PABLO II

Vaticano 1994, Año Internacional de la Familia 

IMG_7203El párrafo anterior pertenece a una carta que Juan Pablo II escribió a las familias en 1994. ¿Por qué he seleccionado este párrafo? Porque quiero dar testimonio de la experiencia vivida en la convivencia de familias celebrada por mi Parroquia en Rozas de Puerto Real.

El día a día nos envuelve en una rutina que automatiza actuaciones y sentimientos. ¿Cuándo puedo disponer de unos minutos para reflexionar sobre mi forma de vida?¿Cuándo tengo oportunidad de pensar  qué ha supuesto para mí contar con una familia que desde mi nacimiento me ha sostenido, cuidado, educado, inculcado valores, alimentado, vestido, apoyado en los momentos difíciles, acompañado en los instantes de felicidad, abrazado, corregido, animado y acercado a Dios a través de su amor? Cuando vives en una familia en la que encuentras este refugio, es bastante probable que quieras formar tu propia familia, que añores realizarte en el matrimonio y que encuentres en este Sagrado Sacramento, la ventana desde la que asomarte al mundo y a su vez observar el Cielo donde nos espera nuestra Sagrada Familia. Yo tengo una familia maravillosa, formada por mi esposo y mi querida hijita Irene.

IMG_7219Para las madres, sus hijos son siempre hijitos (tal vez porque sabemos que para llegar a Jesucristo tenemos que hacernos pequeños, y las madres queremos siempre lo mejor para nuestros hijos). Mi familia es maravillosa porque también tiene cruces, como sucede en todas las familias, porque no es una familia de cuento de hadas sino una familia de hoy, rodeada de tentaciones, de metas que superar, de dificultades y pequeños problemillas diarios, que nosotros intentamos convertir en gracias. Porque ¿no es una gracia formar parte de una familia bendecida por Dios? Este fin de semana he convivido con familias como la mía, familias que también tienen sus buenos momentos y sus cruces. Con varias de estas familias he podido intercambiar algunas palabras pero con otras no me ha sido posible. Pero todos hemos estado ahí, formando una gran familia, la familia de la Iglesia, nuestra Parroquia, pero también la familia de la Iglesia Universal.

Hasta ahora sólo he hablado de los sentimientos que se han despertado en mí durante estos días, pero también quiero contaros que durante nuestra convivencia hemos recibido una variada y rica formación impartida por expertos en cada uno de los temas que se ha  tratado. A continuación los numero, no sin antes agradecer a todos ellos la calidad de sus exposiciones y el gran valor de sus enseñanzas.

  • Escuela de padres (Miguel Ángel Beteta)
  • Introducción a La Sagrada Escritura y Salmos (Ramón Campos)
  • Redes sociales en la educación de los hijos y el matrimonio (Fernando Mairata)
  • Conciencia de género (Javier Mairata)

IMG_7204Ha sido un fin de semana intensivo en todos los aspectos y quiero agradecer desde aquí a nuestros sacerdotes, José Ramón y Ramón Alfredo (Pachús), el amor que ponen por sus ovejas. Sin amor estas jornadas no serían posibles. Nuestros sacerdotes se preocupan porque conozcamos La Sagrada Escritura para acercarnos a Jesucristo, por enseñarnos a orar, por formar a las familias para que adquiramos las habilidades necesarias con las que vivir en la época actual desde nuestra diferencia, el Amor a Dios y a los hombres. Gracias por gastaros y dejaros desgastar por nuestras Almas.

Por último, no puedo olvidarme de todas las personas que han hecho posible esta estancia tan confortable. Gracias a todos y especialmente a Charo por su macarrones, estaban riquísimos.

“La familia es la piedra desde la que la Iglesia se construye día a día. Pongámosla en terreno estable y cuidemos que no se erosione”

Con todo mi cariño,

Soraya.

Para ver mas fotos, pincha en enlace:

http://www.flickr.com/photos/parroquiainmaculada/sets/72157637836565754/