CURSO DE ORATORIOS PARA NIÑOS 2016

CURSO DE ORATORIOS PARA NIÑOS 2016:

FullSizeRenderCuando Pachús nos contó a finales del año pasado que quería implantar en las catequesis los oratorios para niños, empezando por los más pequeños, reconozco que no sabía de lo que me hablaba ¿oratorios?, pero ¿qué es eso? ¿en qué consistía?. Más tarde supe que una catequista compañera nuestra y su marido habían acudido a un curso implantado por el presbítero Don Gonzalo y su equipo. Al poco me enteré que ellos serian los encargados de coordinar dichos oratorios y guiarnos a los catequistas a lo largo del curso que se celebraría a finales de Junio.

Por los testimonios que empecé a escuchar me dí cuenta de que para los que íbamos a asistir al curso, iba a ser un privilegio el contar con Don Gonzalo y su equipo, los cuales se desplazarían desde Valencia hasta nuestra parroquia con el único fin de darnos el curso a todos los afortunados de poder recibirlo.

Cuando llegué a casa busqué en google la palabra oratorio; lugar dedicado al culto litúrgico; pieza de música clásica en trama generalmente religiosa. Reconozco que me quedé como estaba.

Ya que este año impartí tercero de catequesis, no pude practicar los oratorios, ya que eran para los más pequeños, por lo cual las expectativas para este finde eran muy motivadoras para saber más acerca de este apasionante tema.

Y llegó el fin de semana del curso. El viernes por la tarde conocimos a Don Gonzalo a Pepa y a dos novicios, Lucas y Javi, que completaban su equipo. Solo oir el tono de voz de Don Gonzalo te daba una paz y una tranquilidad que te envolvía de tal manera que todo llegaba al corazón.

Lo más importante de esta primera  introducción y presentación sobre los oratorios y que creo que resume el fin del oratorio es lo siguiente: ”Esta experiencia es Jesús que quiere encontrarse con los niños y que los niños tengan un encuentro con Jesús”

Que maravilla un encuentro con Jesús, de Jesus con los niños, quien fuera otra vez niño para tener la capacidad, la humidad y la confianza de ir hacia Jesus a encontrarse con él y recibirle en plenitud.

Pero desde el punto de vista de quién tiene ese encargo es una enorme responsabilidad que podamos realizar de una manera adecuada el encargo de esta experiencia. Me asaltaban las dudas acerca de cómo llevarlo a cabo y de que herramientas podría utilizar.

Pero el siguiente mensaje de Don Gonzalo nos dió la regla de oro de este proceso “lo más importante es llevar a los niños a Jesús y dejar que ese encuentro se desarrolle como Jesús vaya queriendo en cada momento. Dejarnos llevar por el Señor”.

Me parecio super dificl conseguir un encuentro entre niños y Jesús , puesto que si para mí es difícil poder llegar a un encuentro con el Señor, como sería capaz de encaminar a los niños a dicho encuentro.

Posteriormente subimos a la capilla y allí descubrimos que ese encuenrto con Jesus, ese oratorio también lo podemos llevar a cabo los adultos, solo hace falta transformarse en niños y pensar como ellos.

Qué necesitamos para lograrlo? Una alfombra, un pequeño altar, un libro (la Biblia) y un velón. Lo primero es la postura adecuada, espalda recta, ojos cerrados y los brazos extendidos y relajados sobre los muslos y sobretodo dejarse llevar.

Allí estábamos un buen número de adultos esperando un encuentro con el Señor. El silencio invadió la capilla, nuestros corazones saltaban de expectación y alegría porque el señor estaba en el Sagrario, pero debíamos implorarlo para que viniese y asi lo hicimos, cantamos al señor para que acudiese a nosotros y el Señor nos habló a través de su palabra, a  través de la Biblia. Se hizo presente en nosotros a través de una lectura, en nuestro caso fue la visitación de Maria a su prima Isabel. Todos escuchamos atentamente su palabra, con los ojos cerrados y Él llego a nuestro corazón. Despues de una pequeña reflexión Don Gonzalo nos hizo analizar la palabra del señor, identificándonos  algunos personajes de la lectura, Maria, Isabel, el Espiritu Santo, el Señor, Zacarias, etc.

En este momento era como si por primera vez oyese esa lectura y fue entonces cuando encontré un significado que jamas antes me había planteado.

Yo personalmente me planteé que me hubiese gustado ser como Isabel, sentir el Espíritu Santo en mi corazón, dejarme llevar por él, dejarle que actue en mi vida como Isabel lo hizo.

Cuando terminamos este tiempo de refexión, oración, análisis, canto y encuentro con Jesús, me había dado cuenta de que llevábamos una hora dentro de la capilla, cuando uno está tan agusto qué rápido pasa el tiempo. De esa manera terminó nuestra primera jornada.

Salí con la sensación de que me quedaba mucho por aprender y mucho que vivir todavía en este curso.

El 2º día no pudo empezar mejor, con una eucaristía. Subimos a la capilla y Don Gonzalo nos trasmitió una idea que a mi me parecio muy significativa y que luego afirmaron testimonios de niños que habían practicado los oratorios. “El oratorio es una nueva familia que da paz y tranquilidad a los niños. Es un diálogo de amor entre dos personas presentes.

Y como mejor se aprende de cualquier cosa es con la práctica y allí mismo tuvimos un oratorio con niños. Entraron 12 niños en la capilla acompañados de Don Gonzalo y Pepa, les hicieron sentarse en unas sillas que había alrededor de la alfombra, les aconsejaron que cuando se sentaran dejasen un hueco libra a cada lado, luego fueron completando los hueco, mas tarde nos explicaron que de esta maner se consigue que los amigos, hermanos y primos se separasen. A su vez, no podían pisar la alfombra que había en el suelo. Una vez todos sentados les explicaron las posturas que debían tener, la cabeza alta, la columna recta, los brazos extendidos a lo largo del muslo y los ojitos cerrados. Don Gonzalo les dijo que tenia un amigo que se llamaba Jesús, pregunto si alguien le conocía y asi empezaron a hablar lo que cada uno sabia y lo que se le ocurria de Jesus-

Luego le llamaron con los ojos cerrados para que apareciese entre ellos, “Jesus ven” “Señor acude a nosotros” y Jesús apareció a través de la palabra del Señor, nos hablo a través de la lectura, de un verísculo del evangelio: ”Porque donde están dos o otros reunido en mi nombre allí estoy yo presente”. A continuación les hizo repetir lo que cada uno recordaba, era impresionante como entre todos recordaron el versículo entero palabra por palabra, y luego cerraron los ojos para sentir la presencia de Jesús. Unos sintieron una caricia, otros un abrazo, que envidia amigos, que facilidad y confianza la de un  niño que realmente siente la presencia de Jesus a su lado. Con lo que nos cuesta a los adultos confiar en el señor, los niños nos dan un claro ejemplo de como dejarse llevar de la mano del señor, como llevarnos donde el quiere.

Realmente es verdad  lo que el Señor nos dice en el evangelio que la única manera de entrar en el reino de Dios es con el corazón de un niño. Terminaron el oratorio diferenciando la presencia del señor en el sagrario y en la cruz, el señor en el sagrario esta vivo y la figura de la cruz es un icono, pero el señor allí no esta vivo.

Cuando los niños se fueron analizamos lo que a cada uno nos había llamado mas la atención de la experiencia, y todos estábamos maravillados del comportamiento de los niños, de como habían reaccionado ante la presencia del Señor, de como realmente habían sentido la presencia del Señor entre ellos.

El presbítero había termiando el oratorio con un abrazo y bendición en nombre del señor, os aseguro que me dieron ganas de ponerme en la fila y sentir ese abrazo e imposición de manos en mi cabeza como un niño más.

Despues de comer pasamos a la teoría, para no extenderme demasiado, pero con el objetivo de recomendaros esta experiencia y de animaros a realizar el curso, voy a destacar lo que creo que es más importante de esta parte.

  • Enseñaremos a los niños a ser iglesia
  • La intuición de los niños les hace ver que Jesus esta en su corazón
  • Todo lo que los niños ven en el oratorio es como una casita en la que vive Jesus
  • Oracion; relación viviente y personal con Cristo vivo y verdadero en la palabra, en la liturgia y en la vida cotidiana.
  • Oratorio; un itinierario de un encuentro con Jesus que te ama y al cual amo con todo mi corazón.

Terminamos el dia con una oración a Maria, orando y rezándole, ya que no podemos olvidar que Maria esta siempre presente en todo el misterio de la salvación.

Para mi fue un momento especial , porque rezar con y para Maria es entrar en un pedacito de cielo, en un momento de confianza con la madre del Señor y a través de ese momento siento como llego al Señor.

El último dia lo empezamos con laudes y oraciones matinales que se utiliza con los niños. La mayoría se hace a través de cantos, que muchos de ellos son versículos del Evangelio y, salmos y alabanzas al Señor, luego Don Gonzalo y Pepa nos siguieron dando consejos y teoría de cómo llevar un orden y realizar los modelos de oratorios.

Una parte que quiero destacar es lo que nos explicaron sobre la bendición. Los niños salen muy contentos al recibir la bendición. La Historia de la salvación es un historia de la bendición. La bendición es un decir bien, pero va mucho más allá del decir, no se reduce a una palabra.

Terminamos con testimonios de niños sobre los oratorios. Para muchos niños estos oratorios les han salvado de la orfandaz, de la soledad, muchos niños viven una soledad psíquica y en el oratorio encuentran un interlocutor valido.

La culminación final fue la eucarista presidida por Don Gonzalo donde nos explicó el cuadro de la madre de la Pasion y recibimos finalmente su bendición, y su imposición de manos.

Para finalizar, aunque seguramente me he extendido mucho, quiero decir que realmente el curso tiene mucho mucho que explicar, muchas vivencias y teorías que analizar. Y Quiero dar las gracias a Don Gonzalo, a Pepa y a los dos novicios que se trasladaron de Valencia para darnos este curso. También agradecer a Pachus y a la parroquia el contar con nosotras para esta tarea y pensar siempre en los mejor para la parroquia. Hay un camino muy largo por delante , pero contamos con la presencia del Señor para guiarnos y dejarnos llevar.

Gracias

Arancha Abril