DESPEDIDA DE NUESTRO QUERIDO JOSE

DESPEDIDA DE NUESTRO QUERIDO JOSE:

Queridos hermanos en Cristo de la Parroquia La Inmaculada:

Quiero agradecer el cariño que me habéis demostrado estos dos años en vuestra parroquia de la Inmaculada. Como ya dije en la Misa de mi despedida, quiero agradecer en primer lugar a Carlos, el anterior párroco por acogerme y por su cercanía que siempre ha mostrado para conmigo. También al párroco actual, Francisco, también por aceptarme y porque siempre me ha permitido y ha buscado espacios para que yo predicara.

Muy en especial mi agradecimiento también a Pachus, que siempre ha estado muy atento en cosas referentes a la Liturgia y siempre ha querido que predicara, además de pretender que administrara los sacramentos del Bautismo y Matrimonio. Este último no ha podido ser desgraciadamente, porque hoy en día hay pocas bodas.

También quiero agradecer la escucha para conmigo que han tenido las personas de los diferentes grupos de la parroquia como son el grupo de la Renovación Carismática, las comunidades neocatacumenales, el grupo de Liturgia y el grupo de la Pastoral de la Salud. Ha sido un placer estar con todos ellos. He visto cómo todos ellos tenían el don de temor de Dios.

Por último, quiero agradecer, a las personas que han aceptado en su día querer formarse en las Escrituras, en especial a Pilar, Dolores y María. Para mi, el hecho de que exista esta comunidad bíblica en la parroquia supone oxígeno, estas comunidades son el pulmón de un parroquia. Sin esta formación bíblica, ya me habéis oído decir muchas veces, pronto la alabanza a Dios se convierte en inauténtica, tanto en nuestra oración, como en nuestra vida cotidiana, o simplemente se deja de alabar. Sin un conocimiento bíblico serio, no parcial, no fragmentado, supone caer en vivir por ejemplo la Misa como una devoción más.

Por último quiero agradecer tanto a Francisco el párroco, como a nuestro obispo Joaquín, que me hayan escuchado en mi problemática de compatibilizar mi familia con mi vocación diaconal. Agradezco a Joaquín que me permita estar más cerca de mi casa.

Gracias de corazón a todos.

Jose, Diacono Permanente.