DIA DE TODOS LOS SANTOS 2015

DIA DE TODOS LOS SANTOS 2015:

P1120836“Celebramos que Dios nos promete algo muy grande”:

Nuestra parroquia ha celebrado el día de Todos los Santos de una forma muy especial. En la misa con niños de las 11:30  ha quedado claro que los santos ganan. Padres con sus hijos acudieron a la celebración de la Eucaristía vestidos de sus santos favoritos y portando el símbolo característico de cada uno de ellos.

Todos los presentes pudieron conocer gracias a los más pequeños la vida de grandes santos como San Rafael Arnaiz; San Marcos, con un león como representación de este evangelista; Santa Cecilia, con un xilófono para recordar a esta patrona de la música; San José; la Virgen María; Santa Bernadette; San Roque; el padre de uno de los participantes, representando a San Maximiliano Kolbe y dos santos Ángeles Custodios. Recordando así la misión tan importante de los santos: ayudar al hombre a acercarse a Dios.

Todos estamos llamados a ser santos, pues los santos no son personas diferentes a nosotros: unos son niños, otros jóvenes, adultos, ancianos, algunos han nacido en un ambiente de riquezas y otros fueron muy pobres. Unos han sido santos desde pequeños y otros sin embargo, llevaron una vida en la que no conocían a Dios, pero al abrirle su corazón, cambiaron totalmente. Nuestro párroco Carlos Dorado, explicó que “Dios está enamorado de nosotros aunque no le hagamos caso. Por eso ha dado su vida en la Cruz”. Nos invitó a seguir el ejemplo de los santos, que estaban en contacto con Dios. “Cuando entras en contacto con Él, conduce el timón de tu vida”. Animó también a aprovechar desde este mismo momento vivir una vida espiritual, “no debemos vivir en tibieza para no malgastar la vida”.

San Maximiliano Kolbe es considerado como «el más importante de la familia». Dedicó su vida en tratar de hacer amar y venerar a la Virgen. En 1927 fundó en Polonia la Ciudad de la Inmaculada, una gran organización de éxito abrumador y que tuvo una gran expansión al igual que la institución que creó en Japón.

San Rafael Arnaiz es comúnmente conocido como Hermano Rafael y fue un monje trapense, considerado uno de los grandes místicos del siglo XX, canonizado en 2009.

Santa Bernadette siempre ha tenido una gran devoción a María. Cuando era niña recibió la visita de la Virgen en diferentes ocasiones, en el pueblo francés de Lourdes.

El culto de Santa Cecilia se difundió a causa del relato de su martirio. A partir de una frase del acta de su muerte, según la cual cantó durante el tormento, se la considera patrona de la música.

A San Marcos se le representa con el atributo del león, símbolo del poder de la palabra del evangelista cuyas alas representan la elevación espiritual. Es también fundador y primer obispo de la Iglesia de Alejandría.

San Roque es el abogado de las epidemias, en especial de la peste y patrón de los animales, concretamente de los perros ya que al enfermar en su misión de curar a los enfermos, Dios le envió un perrito que le cuidaba y le llevaba cada día una rosquilla de pan.

Dios escogió a la Virgen María para ser la Madre del Salvador y Madre nuestra. Pensó en la mujer más buena y hermosa que jamás ha existido para engendrar en ella la salvación.

San José vivió en Nazaret ejerciendo el oficio de carpintero, esposo de María. Descendiente de David, era el padre adoptivo de Jesús, a cuyo nacimiento asistió en Belén. Su culto no llegó a Occidente hasta la Edad Media. Es también patrono de los carpinteros y de los moribundos.

Los Santos Ángeles Custodios son los ángeles de la guarda, servidores y mensajeros de Dios que superan en perfección a todas las criaturas visibles. Su gloria es testimonio de ello. Cristo ha hecho a los ángeles mensajeros de su designio de salvación. Por eso, desde la creación y a lo largo de toda la historia, los encontramos anunciando ese mensaje, pues fue el arcángel Gabriel quien anunció a María que era la elegida del Señor para ser la madre de su hijo.

En el día de todos los santos “celebramos que Dios nos promete algo muy grande”. Así lo dijo Carlos en este día dedicado a todos nosotros porque “Dios no sólo nos llama hijos, sino que nos hace participar de su alma en el cielo para experimentar así su amor y felicidad”. En este día recordamos a nuestros hermanos que disfrutan del Cielo y esta celebración “debe ser un empujón, un canto de esperanza que exige una preparación en vida cerca de Dios, para ser santos desde hoy”.

Clara Fernandez.

Para ver mas fotos:

P1120764