EJERCICIOS ESPIRITUALES MARZO 2017

EJERCICIOS ESPIRITUALES MARZO 2017:

Este fin de semana he asistido a mis primeros ejercicios espirituales y quiero compartirlo con vosotros.

Han sido tres días perfectamente programados para dar cabida a cuatro semanas que forman los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola.

El viernes, tras la Santa Misa del comienzo, dos instrucciones claras, rezar por nuestro director de ejercicios, cosa que debimos hacer muy bien, pues sólo el Espíritu Santo puede dar tantos frutos, y que, en contra de lo esperado, habláramos más que nuncapero sólo con Dios.

Estos días de silencio han sido un descubrimiento para mí, en la soledad y en el silencio frente a Dios, me encontraba pobre, me venían a la cabeza inquietudes, distracciones, momentos de incapacidad para rezar, tal vez por ello huya de la inactividad, del silencio, por no verme débil y pobre.

Pero estoy alegre, si algo me han enseñado estos ejercicios, es que Dios ama la debilidad, y que gracias a ella consigo hacerme pequeña.

Así lo dice santa Teresa de Lisieux, que “nos acompañaba” en el comedor: “El hombre no agrada a Dios por sus méritos sino por la confianza sin límites que tiene en su misericordia”.

Estos días, como gracia de esta Cuaresma, he revivido mi pasión, mi redención, y es por ello que, tanto yo, como seguro mis hermanos de ejercicios, salimos creyendo en nuestra santidad, Dios no puede mentir.

Ahora, ya fuera, voy a orientar mi vida a luchar por la fidelidad, haciendo oración para gozo de Dios, pues sin fidelidad no hay amor.

Sé que bandera quiero seguir, deseo que Él sea mi principio y fundamento.

Gracias Espíritu Santo.

Una ejercitante.

Nuria.