GUADALUPE 2015

GUADALUPE 2015:

GUADALUPEHago nuevas todas las cosas.

El fin de semana del 25 al 27 de septiembre, más de setecientos jóvenes de la Diócesis de Getafe han realizado su peregrinación anual al santuario de Guadalupe, en Cáceres.

Bajo el lema Hago nuevas todas las cosas, jóvenes de entre catorce y treinta años (de los cuales tengo el orgullo de decir que setenta y seis pertenecen a nuestra parroquia), se han dejado guiar por los pasos de la Virgen para cambiar su corazón y donar su vida como lo hizo María al pie de la Cruz.

P1120665Durante estos días hemos caminado mucho. Todos subimos al autobús hacia un mismo destino, con distintos motivos e igual objetivo: acercarnos a María con nuestras cruces, inquietudes y preocupaciones, para que la Virgen camine con nosotros en la vida. Como dijo el Obispo, D. Joaquín María López de Andújar, “la peregrinación y la vida es un camino hacia Jesús a través de su Madre”.

P1120540La marcha del sábado fue dura, pero la entrega de los jóvenes es algo que impresiona. Cuando crees que ya no puedes más, escuchas una voz amiga que te dice: “ánimo, tú puedes”. Hubo quien se paraba para atender a las personas que no podían seguir el camino a pie o para buscar un poco de agua a quien lo necesitaba, y además te ayudaban a cargar la mochila, con mucho esfuerzo. Con peso, el de tantas intenciones que cada uno ofrecería en el camino, “porque cuando hayas hecho cosas distintas por los demás, harás cosas nuevas” y en la peregrinación, “Dios renueva esa capacidad de amar que estaba aprisionada”.

P1120637La Hora Santa del sábado conmovió a muchos de los presentes. “Lo único que te pido es que me acojas”. Quizás no entendamos por qué Dios quiso llevarnos a la peregrinación, pero como se dijo en este rato de oración, “hay momentos en una relación de amistad que no se olvidan y aquel 26 de septiembre del 2015 en el pueblo de Alía lo recordaremos siempre, porque Tú confiaste en mí para cambiar el mundo”. “Nosotros P1120428tenemos el don de saber dónde está Dios y podemos llevárselo a los demás”.

Por supuesto, también hubo ratos de distensión en la velada del viernes, la comida todos juntos…, experiencias que enriquecen y momentos para aprender de los demás. En las catequesis, escuchar los testimonios de vida y de conversión de otros, ayuda a unirse cada día más al P1120650Señor: la peregrinación sirve para cargar las pilas, para encontrarme a mí mismo y reforzar la fe.  

En la Eucaristía pudimos comprobar que a pesar de vivir en un mundo espectacular, “el Señor se manifiesta en lo simple. Tenemos el don de saber dónde está Dios y podemos llevárselo a los demás”.

P1120452Al final ves como el sufrimiento del camino se disipa poco a poco. Recuerdo cuando me decían: ofrece el camino y la Virgen de Guadalupe te dará fuerzas para seguir. Y así lo hice, me supe querida por mi Madre y con la alegría de llevar a sus pies todas las personas y peticiones que aguardaban en mi interior. “Nuestra relación con Jesucristo ya está afianzada, hagamos lo mismo con nuestra Madre”. Cuando entramos en el pueblo de Guadalupe, cantando a P1120442la Virgen, con nuestros estandartes y la Cruz a la cabeza de la marcha, todos los que en ese momento se encontraban en la plaza, comenzaron a hacernos fotos y a aplaudirnos mientras entrábamos al monasterio. Quise guardar esa imagen en mi memoria para siempre. Allí me cercioré de que tenía que estar viviendo tanta emoción. Es un sentimiento que toca lo más profundo del corazón, imposible de explicar con palabras.

El domingo 27 de septiembre tuvimos la misa final de peregrinación, ya en Guadalupe. Una celebración presidida por D. Joaquín y concelebrada por los veintiséis sacerdotes de las P1120597distintas parroquias de nuestra Diócesis que nos acompañaron. En la Homilía el Obispo nos animó “a atrevernos a pedirle a Dios”, “a vencer a los demonios que ofuscan la mente de los jóvenes con la inconstancia y la superficialidad”, confiando para ello en María, que nos ayude a sentirnos acompañados por Dios; en la Iglesia, madre y maestra para que nos guíe por el camino de la verdad y la importancia de cultivar la P1120420oración, para impulsar el corazón.

Esta ha sido mi primera peregrinación a Guadalupe y de ella me quedo con la fe de los que me rodeaban, con el sentimiento que le ponían a todo. A pesar del cansancio y de las dudas a la hora de decidir ir, ha merecido la pena con creces ver a todos esos jóvenes sentados en las escaleras del santuario cantando con fervor a su Madre… y sí, a partir de hoy puedo decir que la Virgen de Guadalupe ha hecho nuevas todas las cosas en mi vida. Siguiendo las palabras de una gran santa, Teresa de Liseux: “con la práctica fiel de las virtudes más humildes y sencillas, has hecho Madre mía, visible a todos el camino recto del Cielo”.

Clara Fernandez.

Para ver mas fotos:

P1120395