JAVIERADA 2014

JAVIERADA 2014:

­­P1020892Para mí Javier empezó mucho antes de aquel viernes en que treinta jóvenes de nuestra parroquia, emocionados, con sus mochilas a la espalda y, dentro de ellas, un montón de ilusiones, se reunieron en frente de la Inmaculada para comenzar la peregrinación. Para mí empezó todo dos semanas antes, en la JDJ, cuando Pachús me preguntó si querría ser jefa durante esos tres días. Comenzó entonces mi peregrinación, que conllevaría la ilusión de preparar todo lo necesario para que esos días transcurrieran sin problemas, bien organizados, con todo en su sitio. Inscripciones, reuniones, nombres, teléfonos, horarios, etc. Aquella última semana llena de todo eso consiguió dar un toque especial al periodo de exámenes que estaba afrontando en ese mismo momento, y me enseñó mejor que nunca que con Dios todo se puede; aunque, en este caso, sin Pachús y Tamerón ayudándome a todas horas esto no habría sido posible.

P1020994Llegó por fin el esperado día; salí antes del colegio a hacer la maleta, pues el día anterior había estado toda la tarde preparando cosas, y tardé tanto en hacerla que llegué la última de todos a la parroquia. Sólo subir al autobús, me abrumó la cantidad de caras que allí había y, en especial, la cantidad de caras desconocidas. Así comenzó la mejor de las experiencias que tanto yo como todos los demás vivimos en Javier: tuvimos la oportunidad de conocer a muchísimos jóvenes que, como nosotros, se han dado cuenta del mayor tesoro que tenemos en el mundo: Jesús y todas las almas que Él ha puesto a nuestro lado.

P1020860El Señor nos regaló muchísimos momentos en los que pudimos conocer a esas personas, y descubrir que Dios nos habla a través de una sencilla conversación que tú no habías planeado tener. Entendí entonces lo que Él nos decía cuando afirmaba que “donde dos o más se reúnen en mi nombre, allí estoy yo con ellos”. Porque Dios nos sonríe aprovechando la sonrisa de un hermano, y nos ayuda utilizando la mano del prójimo, si éste se deja utilizar. Y en Javier yo encontré a seiscientos jóvenes que iban allí a dejarse utilizar por Él, a dejarse llenar de su amor para luego transmitirlo a sus hermanos. Por eso yo puedo asegurar que en esos días, via Dios, y sólo por eso mereció la pena.

P1020989Recibimos además el regalazo de poder visitar el castillo de Javier, un santo que había entregado su vida a Dios y así había llevado ese amor hasta el otro lado del mundo; el Cristo sonriente que tan importante fue para él volvió a ganarse un hueco en muchas de las almas que pasaron por allí ese día, pues luego no eran pocos los que afirmaban que aquella expresión era lo que más les había marcado de toda la peregrinación. Me gustaría dar gracias por ello, por todos los momentos que hicieron de la Javierada 2014 una experiencia inolvidable y, sobre todo; por todas las personas que Dios puso a mi lado, pues si lo único para lo que merece la pena vivir es para servir a los demás, lo mejor que se puede desear es que esas personas a las que uno sirve sean como las que encontré yo en esos tres días tan especiales.

Rocio Lacasa

Para ver mas fotos:

https://www.flickr.com/photos/parroquiainmaculada/sets/72157643570235285/