MÁSTER EN FAMILIAS DEL INSTITUTO JUAN PABLO II

MÁSTER EN FAMILIAS DEL INSTITUTO JUAN PABLO II:

bol10-pag6TESTIMONIO DEL MÁSTER PASTORAL FAMILIAR INSTITUTO JUAN PABLO II

Como ya os adelantamos en el último testimonio sobre la semana de familias en verano de Tortosa, teníamos pendiente hablaros del Máster de Pastoral Familiar del Instituto Juan Pablo II.

Nos remontamos al año 2006, dos años después de casarnos, cuando un buen amigo sacerdote y que en aquel momento estaba en la parroquia (D. Gonzalo Moreno), nos animó a formarnos para poder ayudar a los novios en su preparación al matrimonio. Inicialmente, tenemos que reconocer que nos asustó un poco la idea de un máster que dura tres años. Pero nos fiamos y ahora os decimos que nunca podremos estar lo suficientemente agradecidos. Sobre todo damos gracias al Señor, que se sirve de personas que pone en nuestro camino para permitirnos crecer.

El instituto se creó a petición del Papa Juan Pablo II para profundizar cada vez más en el conocimiento de la verdad del matrimonio y de la familia. Concretamente, el día 13 de mayo de 1981, el mismo día en que sufría el atentado en la Plaza de San Pedro, Juan Pablo II fundaba el instituto que lleva su nombre. Ni que decir tiene, que si fue algo querido por Juan Pablo II, los frutos, que iba a dar, iban a ser inmensos.

Y ya centrándonos un poco más en el máster, el objetivo es ofrecer una formación sobre el matrimonio y la familia que nos permita conocer el sentido de la vocación al matrimonio. Se realiza durante tres años, tres fines de semana en invierno y una semana en verano.

DSC_0170Y allí nos plantamos Óscar y yo, sin conocer a nadie y sin saber muy bien dónde nos habíamos metido, pero sólo hizo falta un fin de semana para darnos cuenta de la grandeza de las familias cristianas. Siempre lo decimos y estamos convencidos de ello, lo más importante del máster no es sólo la formación, sino la convivencia con otras familias, que también nos ha permitido crecer en la fe y en nuestro matrimonio.

Otra de las cosas importantísimas del máster es que las familias pueden participar con los hijos. Los niños están perfectamente atendidos por monitores y tienen sus grupos en función de las edades en los que realizan actividades, catequesis, juegos, etc.  Nosotros empezamos el máster sin niños y lo terminamos con Gonzalo cuando tenía un año y medio. Pero os aseguramos que los niños disfrutan del máster más que los padres.

DSC_0080Y la semana de verano es impresionante, porque permite convivir más tiempo con las familias, es un tiempo de descanso en el que nos enriquecemos intelectual, humana y espiritualmente. Para que os hagáis una idea, nuestro segundo verano del máster se nos presentaba teniendo Gonzalo sólo dos meses. Pero eso no fue impedimento porque sabíamos que el mejor sitio para unos padres primerizos con un bebé de dos meses era estar con otras 30 familias. No os imagináis lo que nos ayudaron, enseñaron, cuidaron y lo que disfrutamos cada verano. Y el tercer verano del máster, Gonzalo empezó a andar de la mano de la Virgen, mientras rezábamos el Rosario en familia (Alejandro empezó a andar de la misma manera el año pasado en Tortosa, de la mano de la Virgen rezando el Rosario).

Hemos hecho grandes amigos gracias al máster a los que seguimos viendo, y hemos conocido a muchas familias que siempre están dispuestas a ayudar en cualquier momento aunque no las veamos tanto. De hecho, seguimos teniendo contacto con profesores del máster, con el director académico y también hemos contado con algunos de ellos en la parroquia cuando les hemos pedido que dieran alguna charla en las convivencias matrimoniales, etc.

sagrada_familiaPodríamos contaros muchísimas más cosas del máster y aun así creo que es difícil explicarlo con palabras.

De hecho, Tortosa nació de un grupo de familias que habían hecho el máster y sentían la necesidad de tener una semana de verano en familia y por eso el formato de Tortosa es igual que el formato del máster.

Cada vez que hablamos con algún matrimonio le animamos a hacer el máster porque sabemos que sólo pueden salir cosas buenas de ello. Y sobre todo os ayudará a crecer en vuestra familia, en vuestro matrimonio y en vuestra fe.

Como decía al principio, algo que fue querido por Juan Pablo II tiene que ser bueno y dar frutos.

¡Os animamos a todos a hacer el máster! Todavía estáis a tiempo para empezar este trimestre.

Familia Martínez – Gil

Para ver más información, pincha en los archivos o, en los enlaces, para ver también qué son las vacaciones en familia de Tortosa:

Máster Juan Pablo II (Información)

Máster Juan Pablo II (Inscripción)

http://www.jp2madrid.org

http://www.parroquia-inmaculada.es/vacaciones-en-familia/

http://www.flickr.com/photos/parroquiainmaculada/sets/72157635386054719/