ORACION DEL OBISPO CON JOVENES 2015

ORACION DEL OBISPO CON JOVENES 2015:

DSCF4861“Tenemos que abrir la puerta al Espíritu Santo”

El viernes 9 de octubre se inició el encuentro de oración de los jóvenes con el Obispo. Una iniciativa creada por D. Joaquín María López de Andújar como “una forma de reunir fuerzas para caminar en la vida”.

La jornada de oración tendrá lugar los segundos viernes de cada mes, de 22:00 a 23:00 horas y cada encuentro estará organizado por un arciprestazgo diferente. A la primera noche han asistido a la Catedral de Santa María Magdalena en Getafe más de 200 jóvenes de diferentes puntos de la Diócesis de Getafe, “porque habéis respondido a la llamada de la peregrinación a Guadalupe”, tal y como dijo el Obispo.

DSCF4838Estos ratos de oración todos juntos sirven para estar en paz con el Señor ante tantas turbulencias. Como dijo D. Joaquín, “tenemos que abrir la puerta al Espíritu Santo para dejarle entrar en nuestro corazón”. Para ello, se requieren de cinco llaves: la oración, para sentir la presencia del Maestro; los sacramentos, que ayudan a unirse a Dios; la buena formación cristiana, para dar respuesta a las preguntas difíciles que nos hagan y la importancia de ir a nuestras parroquias para formarnos; la caridad y el amor, amor fraterno que nos une para abrir el corazón al Señor, que nos ayude a ser santos.

En esta ocasión se ofreció la Hora Santa en honor a los cristianos perseguidos, los refugiados, la familia y el Sínodo que se va a celebrar, por los que no conocen a Dios y por los enfermos, para que sepan llevar la cruz. Por último se pidió por la Gran Misión de este año, “para que el mundo arda por Él”.

DSCF4872Don Joaquín habló de un Dios cercano, que no se muestra impasible y “nos mira cuando estamos abatidos”. “Ante la soledad Dios nos conoce, sabe nuestra historia y secretos más profundos”. Haciendo alusión a la parábola del Buen Samaritano, Dios hace de Samaritano por nosotros porque cura las heridas, acompaña al herido hacia la posada que es la Iglesia y paga al posadero para que nos sintamos cuidados. Este encuentro señaló, es ir a la posada y dejar que el Señor nos instruya mediante las Bienaventuranzas. Tenemos que “empaparnos del Espíritu para estar gozosos de Él”.

Siguiendo las palabras de San Alfonso María de Ligorio, «tened por cierto que el tiempo que empleéis con devoción delante de este divinísimo Sacramento, será el tiempo que más bien os reportará en esta vida y más os consolará en vuestra muerte y en la eternidad. Y sabed que acaso ganaréis más en un cuarto de hora de adoración y en la presencia de Jesús Sacramentado, que en todos los demás ejercicios espirituales del día.»

Clara Fernandez.