PRIMERAS COMUNIONES 2016

PRIMERAS COMUNIONES 2016:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

De los que son como niños es el Reino de los Cielos

El sábado 7 de mayo han recibido la primera Comunión 25 niños de la parroquia en el primer sábado de comuniones que se prolongarán durante el mes de mayo repartidas en dos grupos, el primero a las 11:00 y el segundo a las 13:00 horas.

Comulgar significa recibir a Jesucristo sacramentado en la Eucaristía. Es la renovación del sacrificio de la cruz de manera que, al comulgar, entra en cada uno el mismo Jesucristo vivo, verdadero Dios y verdadero hombre con su cuerpo, sangre, alma y divinidad. Por medio de la consagración, el sacerdote convierte realmente en su Cuerpo y Sangre el pan y vino ofrecidos en el altar.

La Eucaristía es la fuente y cumbre de la vida de la iglesia y también lo es de nuestra vida en Dios. Por ello, es muy importante tener presente la envergadura de lo que supone recibir la primera Comunión, que requiere de la preparación adecuada y de uso de razón. Para poder recibir este sacramento hay que estar en estado de Gracia, es decir, haber obtenido previamente el Sacramento de la Penitencia.

La Eucaristía estuvo presidida por nuestro sacerdote Pachús quien encomendó a los padres y familiares de los niños una importante misión: “no cometáis el error de que esta sea la primera y última Comunión de vuestros hijos, no dejéis que este día tan feliz se convierta en un día triste”. Al mismo tiempo, agradeció a los padres la dedicación y el cuidado de la vida de fe de sus hijos, que con mucho empeño se han preocupado de que asistan a las catequesis durante tres años para que llegada su primera Comunión, vayan debidamente preparados a su encuentro con el Señor.

“Cuando se comulga es Jesús mismo el que se hace pequeño para que le recibáis. Por eso hoy nos invita a ser niños porque de los que son como ellos es el Reino de los Cielos. Merecéis la vida para Jesús que desgarra su Cuerpo por vosotros”. Así explicó Pachús a todos los presentes la importancia de este sacramento.

Algunos de los niños que recibieron su Comunión el sábado han manifestado sus sentimientos en este día tan especial para ellos:

Para Jorge la Comunión significa “poder conocer a Dios aún más de lo que me han enseñado de Él. Estoy muy contento por comulgar a partir de ahora en misa”; David siente que al comulgar  “conoce el Amor de Dios y yo creo mucho en Él. Por fin hoy lo voy a conocer”; Julio se muestra alegre por “tomar a Cristo y sentir el Amor de Dios” y para Raquel lo más importante es participar de la eucaristía cada domingo, “estoy muy feliz por haber recibido a Jesús”.

En el día de la Comunión el corazón debe mirar a Dios, no a los regalos ni al vestido, pues esos detalles son efímeros y sólo Su Amor es el que verdaderamente permanece, el que está con nosotros para siempre, el que nunca abandona. Porque como dijo Pachús, “Jesús no quería vestidos, su vestido es el pan; tampoco quería regalos, porque su regalo sois cada uno de vosotros, cada niño que Le recibe por primera vez. Vosotros sois un tesoro, su mayor regalo. Tenéis que dar al Señor la oportunidad de ser feliz y sólo lo es si está con vosotros”.

Clara Fernandez.

Para ver mas fotos:

_DSC9543