SACRAMENTOS

Los sacramentos son signos sensibles y eficaces de la gracia. En ellos Cristo está presente para santificarnos por medio de la Iglesia.

Los sacramentos fueron instituidos por Cristo y son siete, a saber, Bautismo, Confirmación, Eucaristía, Penitencia, Unción de los enfermos,Orden sacerdotal y Matrimonio. Los siete sacramentos corresponden a todas las etapas y todos los momentos importantes de la vida del cristiano: dan nacimiento y crecimiento, curación y misión a la vida de fe de los cristianos. Hay aquí una cierta semejanza entre las etapas de la vida natural y las etapas de la vida espiritual.

Siguiendo esta analogía tenemos en primer lugar los tres sacramentos de la iniciación cristiana, luego los sacramentos de la curación y finalmente los sacramentos que están al servicio de la comunión y misión de los fieles. Ciertamente este orden no es el único posible, pero permite ver que los sacramentos forman un organismo en el cual cada sacramento particular tiene su lugar vital.

Sacramentos de Iniciación

Estos sacramentos ponen los fundamentos de la vida cristiana: los fieles, renacidos en el Bautismo, se fortalecen en la Confirmación, y son alimentados en la Eucaristía.

sacramentoBautismosacramentoConfirmacionsacramentoEucaristia

Sacramentos de Sanación

Jesucristo, médico de las almas y de los cuerpos, que perdonó los pecados al paralítico y le devolvió la salud del cuerpo (Mt 2,1-12), quiso que su Iglesia continuase su obra, con la fuerza del Espíritu Santo, porque la vida dada por Él, puede debilitarse y perderse a causa del pecado.

sacramentoConfesionsacramentoUncion

Sacramentos de Servicio

Otros dos sacramentos, el Orden y el Matrimonio, están dirigidos a la salvación de los demás. Contribuyen ciertamente a la propia salvación, pero esto lo hacen mediante el servicio que prestan a los demás. Confieren una misión particular en la Iglesia y sirven a la edificación del Pueblo de Dios.

En estos sacramentos, los que fueron ya consagrados por el Bautismo y la Confirmación para el sacerdocio común de todos los fieles, pueden recibir consagraciones particulares. Los que reciben el sacramento del orden son consagrados “en el nombre de Cristo para ser los pastores de la Iglesia con la palabra y con la gracia de Dios” . Por su parte, “los cónyuges cristianos, son fortificados y como consagrados para los deberes y dignidad de su estado por este sacramento especial”.

sacramentoOrdensacramentoMatrimonio