ULTREYA MUNDIAL EN FATIMA 2017

ULTREYA MUNDIAL EN FATIMA 2017:

Hoy hace justo una semana que fuimos de peregrinación  a Fátima, se celebraba la 5ª Ultreya Mundial del Movimiento de Cursillos de Cristiandad.

Que emoción, llevaba más de un año esperando este viaje.

Según se iba acercando la fecha, mi corazón se aceleraba más, pues para mí Fátima tiene un significado muy especial, fue mi acercamiento a mi  Madre la Iglesia (sin ser muy consciente de ello).

Partimos de Alcorcón en  un autobús lleno de cursillistas de la Diócesis de Getafe, no íbamos solos, os  llevábamos a todos con nosotros.

En el autobús todo era alegría, “nos íbamos a encontrar con nuestra Madre y con un montón de hermanos, de otros países, con los que nos une el mismo amor a Cristo”.

Llegamos a “Castelo Branco”, donde hicimos noche, para salir al día siguiente hacia Fátima, cuando llegamos, lo primero que hicimos fue encontrarnos con el Señor, haciendo con Él, el Vía-Crucis, fue muy emocionante, nos encontrábamos con cursillistas y nuestro saludo, como no puede ser de otra manera era “DE COLORES”, da igual de donde fueran, se me ponía el pelo de punta.

Después de comer, fuimos todos a la explanada, donde nos consagraron al Inmaculado Corazón de María, estábamos allí  unas 8.000 personas,  cantando, rezando, y en el momento de la consagración, se hizo un silencio que lo inundo todo y luego una algarabía que a mí personalmente  me lleno los ojos de lágrimas.

Pasamos a la Capilla de la Santísima Trinidad donde hubo, charlas, testimonios y como colofón hubo una eucaristía.

Yo solo puedo decir, lo mismo que dice la canción que nos identifica al movimiento de cursillos:

“La Iglesia, es el cuerpo de Cristo que vive en la Historia

de la Iglesia, soy parte integrante y es mi mayor gloria,

a la Iglesia entre por el Bautismo que Cristo me dio

y por eso mi orgullo se ensalza y grito en voz alta  IGLESIA SOY YO”

DE  COLORES

Geles.