VIA CRUCIS MATRIMONIAL

VIA CRUCIS MATRIMONIAL:

A 4158El pasado viernes, 14 de marzo, celebramos en nuestra Parroquia, como viene siendo habitual durante el tiempo de Cuaresma, un Vía Crucis preparado por las personas que formamos parte de los Grupos de Matrimonios.

Este tiempo de oración, dirigido por nuestro sacerdote Ramón Alfredo, fue una preciosa ocasión para poner ante el Señor las vivencias y dificultades que les toca vivir hoy en día a todas las familias, tanto dentro como fuera de nuestra comunidad.

A lo largo de las 15 estaciones, meditando sobre la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, fuimos también haciendo un recorrido por todos los problemas que hoy en día les toca atravesar a los matrimonios: desde la falta de respeto hacia la vida, cuya más cruel manifestación se muestra con la consideración del aborto como un derecho…. pasando por la pérdida de valores de la sociedad actual y sus consecuencias (infidelidades, divorcios, violencia, etc).

También pusimos ante el Señor todas las pequeñas cruces con las que las familias cargamos en nuestro día a día y que, como hizo Jesús, intentamos llevar adelante en la confianza de que Él nunca nos abandona y nos da fuerzas para soportarlas.  Se hizo mención a la falta de comunicación en las parejas; la falta de comprensión, de aceptación, de colaboración mutua.   Sin olvidar la carencia de humildad que tantas veces nos impide pedir perdón y perdonar.

Así mismo, dimos un repaso a los problemas de convivencia que también afectan a la relación matrimonial (dificultades en el trato con las familias políticas; falta de atención y comunicación con los hijos).  Y un sin fin de pequeños detalles que, sin que nos demos cuenta, muchas veces el diablo introduce en nuestras vidas y que nos alejan de Dios y de Su mandato de vivir de acuerdo al Evangelio. Sin olvidar, por supuesto, la importancia que tantas veces damos a lo material por encima de lo espiritual y a nuestra obsesión por “acumular tesoros” en la tierra, en lugar de en el cielo.

Por ello, a lo largo de esta meditación, todos juntos pedimos perdón al Señor por nuestros comportamientos indebidos y le suplicamos ayuda para saber llevar nuestra cruz de cada día con aceptación y voluntad de hacer permanentemente el bien a todos aquellos con los que convivimos.

Y por supuesto,  le rogamos que nos envíe los Dones de Su Espíritu Santo, para aprender a vivir unidos en el Amor, cumpliendo Su mandamiento de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos.

Por último, todos juntos rezamos una bonita oración, que quiero compartir desde esta página.  Me gustaría recomendarla porque me parece preciosa para llevarla ante el Sagrario y pedir al Señor esa dosis de Amor Divino de la que tantas veces carecemos y también que nunca dejemos de confiar en Él.

Y finalizo con un recuerdo para nuestro Diácono Permanente, Claudio, al que también tuvimos presente, porque el último año compartió con nosotros  este Vía Crucis y ahora, sin embargo, también está llevando con gran dignidad su cruz en forma de enfermedad.   Desde aquí le enviamos un fuerte abrazo y el deseo que la fe y la esperanza no le abandonen nunca.

Meli Otero.

Texto

Oración de los esposos:

Padre Dios, haz de nuestro hogar un lugar de amor
Donde no haya injurias, porque Tú nos das compasión.
Donde no haya amarguras, porque Tú nos das paciencia.
Donde no haya rencor, porque Tú nos enseñas a perdonar.
Donde no haya abandono, porque Tu siempre estás con nosotros.

Señor, haz de nuestras vidas una página llena de Ti.
Que cada mañana sea un día más de entrega y sacrificio.
Que cada noche nos encuentre con más amor de esposos cristianos.
Que vivamos todo el día con la ayuda y consuelo mutuos.

Ayúdanos Señor, para educar a nuestros hijos, según tu imagen y semejanza.
Para que vivamos nuestro amor, conforme a Tu voluntad.
Para que veamos en nuestra felicidad un motivo para amarte.
Para que demos a los demás lo mucho que Tú nos has dado.